Últimas Actualizaciones del Evento

El elefantito

Posted on

Cuento infantil-Maynor Xavier Cruz
Ilustración – William Acuña
el elefantito.png

Un elefante se había perdido en la selva y tenía mucho miedo de estar solito, por dormilón se quedó abandonado; su manada había partido muy de mañana y nadie quiso despertarlo. Él sabía que tenía que partir, pero quiso seguir durmiendo un rato más, mientras ellos iban avanzando. “Los alcanzo luego”, dijo aún somnoliento.

Ellos iban avanzando más y más y él seguía de holgazán. A lo lejos se escuchaba cómo sonaban sus trompas. Cuando despertó tendrían muchas horas de viaje, entonces se dispuso a alcanzarlos, corrió y corrió, lloraba y lloraba… A media selva se detuvo, porque estaba triste. El señor pájaro descendió de las alturas y se posó en una rama. —¿Qué te pasa? —le preguntó al verlo tan triste.
El elefante levantó la vista y le contó lo sucedido. Luego de escucharlo, el señor pájaro, dijo: —No te preocupes, yo te guiaré. No están muy lejos, conozco un atajo —quiso animarlo. Era cierto. Ellos iban en fila india. El elefantito sonrió y comenzó su viaje. En el camino se iba topando con animales de otras especies y los iba saludando, ellos a su vez, le respondían.
Conoció monos, cocodrilos, lagartijas, ardillas y otros. Quedó en que algún día pasaría a saludarlos y jugar con ellos. Sonaba su trompa en señal de saludo o despedida. Después de tres horas de viaje, llegó cerca de su manada y corrió para coger con la trompa la cola del último.
Le agradeció mucho al señor pájaro por su ayuda, aquel se despidió desde los cielos y cogió una ruta contraria a ellos.
Anuncios

El tope: colores, sones y tradiciones

Posted on Actualizado enn

Sus calles representan el mayor escenario donde El Güegüense danza entre saltos y sones al ritmo del atabal y el pito. En este lugar se encuentra el reloj más famoso de Nicaragua, para los amantes de los deportes es considerada como la cuna del futbol nacional  y del Cacique Diriangen << quien simboliza la primera manifestación de rebeldía en territorio mesoamericano>>. Es una de las principales zonas de referencia cultural del país. Tantas veces escuche decir que las fiestas patronales  de San Sebastián en Diriamba son de las mejores del país (comparadas solamente con las fiestas de  San Jerónimo en Masaya) que, para este año decidí tomar un bus e ir a comprobar  “in situ” la fama de las celebraciones de este pueblo ubicado a 42 km de Managua y a 133 km de León, el punto de partida de mi travesía.

Danza del Toro huaco de Diriamba.

Me tocó madrugar, a las 5 am ya estaba  en la terminal de buses de León haciendo la fila  para poder abordar un interlocal  (como es llamado el transporte  interurbano que viaja hacia Managua y los departamentos) increíblemente a las 7 de la mañana aún permanecía en el mismo punto al que había llegado hace dos horas atrás. A las 9  de la mañana era la hora prevista para llegar a la ciudad de Diriamba, pero debido a algunos problemas de tráfico al pasar por Managua, mi arribo se dio una hora más tarde, pero con 70 córdobas extras en mi bolsillo (el precio del pasaje Managua-Diriamba es de 30 córdobas pague mi pasaje con un billete de 50 y recibí 70 córdobas de regreso) punto a mi favor, pensé.

Estando ya en la ciudad  y sin saber para dónde ir, ya que era mi primera vez por esos lares, todo era nuevo para mí, parecía “gallina comprada”. Las expectativas eran enormes. El primer cambio que sentí fue el agradable clima de la ciudad, 27º C a las 10:30 de la mañana, en comparación con el clima de mi pueblo (en León es unos 36ºC), es una maravilla para los visitantes.

La explosión de los cuetes me indicaba el camino a seguir para poder llegar a mi encuentro con Güegüenses o Machos Ratones, Toros Huacos, Viejos y Viejas, Inditas del Guacal, Húngaras  que acompañaban a San Sebastián que iba rumbo a Dolores al tradicional “tope de amigos” con Santiago y con San Marcos. Mi impresión fue grande, era otro nivel de fiestas patronales bailes, tradiciones y devoción en un solo lugar, en un mismo tiempo, cosa que solo había visto por televisión, en el periódico o en Facebook.

Estando en el afán por captar mis primeras fotografías de los bailes, es cuando siento un leve golpe en mi pierna derecha que me saco de concentración  volteo a ver hacia abajo y observo a un niño de unos 7 años que se alejaba muy rápido, cargaba algo en sus manos y fue con lo que me golpeo ¿Qué será me pregunte? , las personas que estaban ubicadas en las aceras sonreían al ver la acción del niño que también golpeo a dos personas más. Con la curiosidad en mi mente, continué en mi oficio.

Luego de haber recorrido una y otra vez  las tres calles que tenían ocupada los danzantes del Toro Huaco, mi actitud de “gallina comprada” había quedado atrás, ya me sentía en ambiente y con mi cámara en mano voy en guinda, pensé. Fue entonces cuando volví a sentir otro golpe en la misma pierna, pero esta vez con tanta fuerza que me hizo “pedir cacao”, renqueando logre salir de la aglomeración provocada por promesantes y bailes. Volteo la mirada, era el niño que me había golpeado minutos antes.

-¿Qué le pasa a este sipote?- resintiendo el dolor causado, se me acerca una señora de unos 50 años y entre risas me dice, ese niño es una “vaca” y te corneo. La vaca siempre es un hombre que carga una cabeza de res montada sobre una armazón forrada con tela de colores, su trabajo es despejar el área y evitar que las personas se acerquen demasiado a los bailadores para que ellos puedan hacer bien su presentación, pero este grupo anda a una vaquita que “se va llevando en el saco a medio mundo” .No contaba con su astucia. La mujer riendo se aleja. Yo sigo con mi dolor.

Habiendo culminado la presentación que hacían frente al icónico reloj de la ciudad, se escucha el grito del mandador (jefe del baile) del Toro Huaco: A la calle de Dolores. Comienzan a caminar a paso redoblado.

La imagen de San Caralampio se une a la multitud. Me doy cuenta que los grupos de bailes no solo los integran hombres, muchas son mujeres con trajes de españoles.

Nunca imagine que Dolores estaba a 4 kilómetros de Diriamba (mucho menos que es en ese sitio donde se da el tope de santos) distancia que recorrí a pie siendo las 12:30 del día, el clima favorecía. Entre la romería que caminaba hacia Dolores logro observar una gigantona llamada Margarita, sonrío y siendo un tanto etnocentrista pienso: Esa gigantona seguro es leonesa.

El dolor de mi pierna derecha fue efímero, sigo caminando hacia Dolores.

En las orillas de toda la carretera estaban armados toldos para las personas que regresan de los “yunai” a celebrar estas fechas. Marimberos tocando la cumbia chinandegana (en Diriamba), parlantes sonando música moderna a máximo nivel, filarmónicos (prefiero llamarlos así por que el nombre de chicheros les resulta incomodos) Ron flor de Caña,Wiskhys de todo tipo, cervezas de todas las marcas, hasta Aguardiente Coronado y Mombacho para los menos pudientes.

Ocupa mi atención ver que las cervezas eran vendidas  en carretones ambulantes, muy al estilo del carnaval universitario de la Chica CUUN en León o de los hípicos de Santo Domingo en Managua.

¿Hípicos? Esta celebración es todo en uno, más de cien caballistas salieron al paso y flanquearon las imágenes de San Caralampio y San Sebastián hasta su llegada a Dolores.

Volví a encontrarme con Margarita, la gigantona que pensaba era leonesa, esta vez traía con ella a un par de “bailarinas” muy singulares, con botas y sombrero de vaquero, minifalda de cuatro dedos y excesivamente maquillados, verlas ejecutar sus movimiento sensuales  costaba 30 córdobas. En esta ciudad las bailarinas (miembros de la diversidad sexual) habían reemplazado al enano cabezón, quien ha sido el tradicional acompañante de las gigantonas. Lo considere el segundo cambio importante.

Eran las 1:15 pm. San Sebastián llega a Dolores, Santiago y San Marcos ya estaban cerca. En el parque central de esta ciudad es donde se juntan todos los elementos y se lleva acabo “El tope” .Los grupos de bailes se vuelven a reunir y  se preparan para hacer su entrada triunfal, para la que se han preparado durante muchos meses del año.

– ¿Qué anda haciendo aquí San Caralampio? escuche decir alguien. Supuse  que la imagen del santo vagaba en una celebración ajena.

Veinte minutos más tarde el repique de las campanas y la incesante quema de pólvora anuncian que los tres santos se han encontrado. El “tope de los amigos” se ha dado. El jolgorio entre los asistentes era generalizado.

Era el inicio del final, tenían que lucirse en plaza pública y abarrotada. Inicia su danza el Toro Huaco, sin el niño de la vaca, detrás venia El Güegüense, entre saltos y sones. El Gigante, agarrándose a espadazos. Las delicadas Inditas del Guacal y las muy lujosas Húngaras al ritmo de las marimbas.

Lo último que logré apreciar  de la ciudad fue la hora en el reloj de la torre, eran las 2:53 pm. Con la memoria de la cámara llena y el tiempo en contra, había que regresar a León.

Diriamba es un pueblo que enamora con sus colores, sones y tradiciones…Diriamba hace propio el eslogan de una campaña publicitaria de turismo que reza:

”Es única, original”.

William Acuña

Y las reformas no son educativas !!

Posted on Actualizado enn

William Acuña

 

En los últimos días mucho se ha escrito y hablado sobre las reformas a la constitución propuestas por el gobierno y enviadas a la Asamblea Nacional para ser “analizadas”, las mismas deben de aprobarse antes del 15 de diciembre, para que a más tardar en marzo de 2014 sean ratificadas y entren en vigencia en diciembre de ese año.

Nicaragua no urge de reformas como la que pretende ampliar el periodo de los funcionarios municipales (alcaldes, vicealcaldes y concejales) a 1 año más o la que  elimina el principio constitucional de la no reelección presidencial continua.

Lo que a Nicaragua le urge es una profunda reforma educativa, que influya directamente en el aprendizaje de nuestras próximas generaciones de estudiantes, con programas gubernamentales  de infraestructura que disminuyan el deplorable 52.6% de aulas en mal estado, de escuelas que no poseen agua potable, que no tienen un pizarrón adecuado, o escuela sin techos.

Hay escuelas con enormes déficits de materiales didácticos, necesarios para brindar un aprendizaje óptimo a los alumnos de educación primaria.

En la presente era digital, el  aprendizaje tecnológico en las escuelas públicas del país es nulo, pocas instituciones poseen un laboratorio de computación con más de 10 máquinas, si tomamos en cuenta que los grupos o secciones son compuestos por 60 alumnos, la enseñanza sigue siendo deficiente.

El gobierno aprovecha la época de matrículas escolares en el mes de enero para recordar la gratuidad de la educación que se logró a inicios del segundo periodo de gobierno de Ortega, pero no basta con hablar de gratuidad si no hay de educación  de calidad.

Según datos del ministerio de educación (MINED) el gremio está integrado por  46,000 maestros.

El 72%  de educación preescolar  son profesores empíricos, el 26, 72% de profesores de educación primaria es afectado por el empirismo y el 43.1% de profesores  secundaria sufre igual afectación. Esas  altas tasas de empirismo entre los maestros del sistema de educación nacional no son el reflejo de una educación de calidad.

Los docentes nicaragüenses son los peores pagados de la región centroamericana.Disminuir el  porcentaje de empirismo y pagar salarios dignos es lo que urge en el sistema de educación del país.

Y con las próximas reformas a la constitución la cúpula de gobierno se está asegurando una sucesión de poderes al estilo monárquico europeo, ofreciendo a las jóvenes generaciones un modelo político poco pluralista, sin opciones a elegir a personas capaces a dirigir las riendas de la Nicaragua que no ha parado de escribir su historia de caudillista.

Sutiaba,Noviembre 2013.

Ensayo sobre la ceguera

Posted on Actualizado enn

*Maynor X. Cruz.                                        

                                       Cuando una ciudad no duerme

                                                       1

  Jueves 14 de septiembre de 2006. El agotamiento y desvelo  está presente en los que laboran en el Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales Argüello (HEODRA), entre esos están estudiantes de medicina de la UNAN-León que estado ayudando y cuidando a los intoxicados, pues el personal del hospital no daba abasto con todos los que ingresaban a diario. Hasta el momento han muerto 39 personas por ingerir metanol. La mayoría han sido hombres, sobre todo de esta ciudad.

Han sido doce días de respirar miedo.

Cada intoxicado era una bomba de tiempo. Madres, esposas, hijos temían por sus familiares alcohólicos y esperaban en silencio que no sucediera lo peor.

Algunos casos de alta gravedad han sido conducidos a los hospitales «Alejandro Dávila Bolaños» y «Antonio Lenín Fonseca» de Managua, pues el HEODRA recibe más intoxicados a cada hora.

Todos los habitantes hablan de lo mismo.

La policía ha atrapado a parte de los culpables, algunos de ellos son los peces gordos de todo lo sucedido, y otros huyeron antes de ser atrapados.

Para este día el ejército, el MINSA y otras instituciones del estado han decomisado 66 mil litros de guarón (licor de baja calidad) en todo Occidente, pero aún falta más.

Hace dos días que no muere nadie por haber ingerido metanol.

El 11 de septiembre el alcalde Tránsito Téllez declaró tres días de duelo por todos los fallecidos de su ciudad, ya el 6 había suspendido la venta de licor a granel, aguardiente con el Bando Municipal N.2006006-12. Lo único que si puede circular es el licor sellado.

Familiares han llorado a sus deudos y otros esperan a que los suyos no fallezcan en el interior del hospital, aunque las posibilidades de vida sean escasas.  Pero con una fe hecha trizas confían y quieren creer que no perderán a sus familiares.

La mayoría son católicos, por obra y gracia de la conquista española.

                                             2

El 7 de septiembre entró en vigencia la declaratoria de emergencia sanitaria, justo el día que expiró más gente: nueve en total.  Fue el primer día que hubo más llantos. Después otros llorarían a sus familiares intoxicados, no fallecidos, aunque secuelas en su salud los dejarán muertos en vida.

Dos días después llegaría la donación de antídoto. Unas ampollas de nombre “Atizol”, que provenían de la Red de Toxicología de California. Éstas serán una esperanza para evitar más decesos en el hospital. La misma noche sería aplicado a catorce personas y los resultados serían buenos.

El miércoles 6 eran 9 fallecidos en total, 3 desahuciados y 16 graves.

La policía en unión con el MINSA Allana pulperías, ventas clandestinas y bares. El licor es entregado, sin embargo no pueden sacarle informaciones sobre la procedencia. Tal vez no sabían nada. O no se querían involucrar  con los hechos.

El ejército apoyaría después las incautaciones.

En los balnearios Poneloya y Las Peñitas se hace el mismo operativo: 40 establecimientos fueron allanados y  aguardientes decomisados, pues del primero salieron los dos muertos del 2 de septiembre, cuando todo empezó. Cecilia Álvarez Martínez de 55 años y Antonio  Álvarez  de 32, madre e hijo.

Desde este día se abrió la válvula del miedo.

                                               3

Por la noche llegarían más casos de  intoxicados con los mismos síntomas y afirmaron haber estado ingiriendo licor.

Para el  5 de septiembre ya serían seis muertos y la cifra iría aumentando cada día.

Rumores de cómo empezó todo corren boca en boca, se supone que el veneno provino de El Salvador, porque en ese país años atrás hubieron muertes por el mismo motivo, algunos dirán otras cosas, sin embargo ni los rumores ni la verdad resucitarán a los fallecidos.

Familiares claman por justicia y quieren ver tras las rejas a los culpables.

En una semana se tiene una lista de quiénes fueron, se menciona a 17  personas y parte de ellas  hasta la fecha seguirán prófugas de la ley.

                            Cópiese, notifíquese y publíquese

                                                1

El  20 de agosto de 2007 el Tribunal de Apelaciones, circunscripción de occidente emitió la sentencia contra los ocho procesados en el caso «Metanol», y las penas debían cumplirse en las cárceles del Sistema Penitenciario de Chinandega.

Los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia confirmaron el fallo el 31 de enero del 2010 luego de no dar lugar a la casación que estaba en espera en la Corte desde enero de 2008,  cuando se realizó la audiencia para tal propósito.

La corte celestial de Nicaragua los encontró culpables. Ahí terminaba la fe que tenían los reos de salir en libertad.

A 30 años de presidio fue condenado uno de los autores principales, José Ángel Rodríguez, mejor conocido como «Changuelo», por los delitos de amenaza contra la salud pública, apología del delito, asociación ilícita para delinquir, y robo con fuerza.

Los hermanos O`Connor Sobalvarro, Marcia Lorena y Reynaldo, con Denis Justino Salgado Moreno, Flavio Jerónimo y Mavin José de apellidos Centeno Darce fueron condenados a 23 años de prisión por coautores.

 Penas mínimas recibieron Alfonso Ernesto Martínez Quedo y Francisco Javier Rodríguez Martínez, hijo de «Changuelo», el primero condenado a 18 años y el segundo a 10 años y medio.

 Muy caro les salió a todos ordeñar la pipa de metanol de la empresa Quibor S.A. a finales agosto del año todo lo sucedido.

 El resto del grupo aún sigue sin ser encontrado.

                                            2

 Para el lunes 20 de noviembre del 2006 la jueza segundo del distrito de lo Penal Aleyda Susana García los había condenados a todos, excepto al hijo de «Changuelo», a quien apenas se le abría el juicio el jueves de la misma semana. García absolvió de los delitos imputados a Adonis Humberto Dávila  Hernández y Lucio Manuel Caballero Pérez luego que fueron declarados «no culpables» tres días atrás por el Tribunal del Jurado.

 Los que huyeron de la ley son Juan Ramón Reyes Ramos,  Martín Gabriel Pereira Oconnor, Estela Sobalvarro Juárez, César Espinosa Sobalvarro, Darling Patricia Rodríguez Velásquez, y Francisco Argüello.

José Ángel Rodríguez no escucharía la sentencia, pues el 17 del mismo mes había ingerido cloro de manera  accidental (¿accidental?) y se encontraba en el Hospital España de Chinandega.

 Del 14 al 18 de noviembre desfilaron 10 testigos por la parte defensora y 48 por la fiscalía. Fueron cuatro días de juicio oral y público, y al final se logró la sentencia que condenaba a los culpables.

Los sobrevivientes (con problemas graves en su salud y algunos ciegos) y familiares de los fallecidos estarían felices por la condena.

 ¿Serán suficientes los años todos los problemas causados en todo Occidente del país?

 Fueron más de 50 muertos, casi 40 ciegos y 750 afectados por ingerir metanol. Los condenados nunca midieron las consecuencias de la distribución del veneno llamado metanol.

                               Ensayo sobre la ceguera

                                               1

  Del 15 al 21 de septiembre la suma de decesos llegaba a 42  y los casos sospechosos sobrepasan las 770 personas, de las cuales 30 eran mujeres y ya habían fallecido 2 de ellas.

 Chorros de  tinta han impreso sobre el tema los principales rotativos del país, otra vez León volvió en boca de todos los medios de comunicación nacional y extranjeros.

 Fue un mal mes para la recién estrenada comisionada de la policía, Aminta Granera pero la captura de los culpables le devuelve el respeto de los  habitantes a la mala reputación que tenían en ese momento los agentes del orden público.

 Fue su primer prueba y pasó con éxito.

                                                   2

 El 22 fallecería el anestesiólogo del HEODRA, Luis Manuel Vanegas, luego de doce días de permanecer en la unidad de cuidados intensivos  del hospital capitalino Alejandro Dávila Bolaños.

 Tenía 46 años y fue de los que miró el peligro de cerca y no le importó todas las señales de la mortandad y intoxicados que llegaron al hospital leonés.

 Corrió el riesgo y tuvo su consecuencia.

 Por otro lado, fue todo un éxito La operación Aladino, que consistió en cambiar licor sellado de varias marcas nacionales por el granel,  pues algunos habitantes entregan el que tenían escondidos en sus viviendas.

 Estaba claro que no era un trueque donde los vendedores de guarón no salieran perdiendo. Aunque algunos de los primeros decomisados del mes intentarían reclamar los litros que habían entregado para tener el mismo beneficio que los últimos. Sin embargo era obvio que no se les iba a devolver su producto.

                                                    3

El total de fallecidos  de ese septiembre fue de 52, los afectados  fueron 750 y los que quedaron ciegos fueron 36.

 Fue  un mes donde la Ministra de Salud, Margarita Guardián, pasaría en vela, estando al frente de todas las soluciones  y respuestas de la intoxicación masiva por el consumo de metanol.

 El licor decomisado superó más 80  mil litros en todo el país.

Disminuyó de manera lenta el temor de perder a un familiar alcohólico por el mismo motivo.

 Fue el momento donde las instituciones del estado que se unieron para evitar más muertes dieron lo mejor de sí mismas e hicieron un buen trabajo en equipo.

 Los culpables y los afectados tienen una palabra en común: «Metanol». Cada vez que alguien la mencione sabrán que es corta la línea entre ambos.

 Un mes más tarde la atención estaría en las elecciones presidenciales, la que ganaría el FSLN y su candidato Daniel Ortega con un 38 por ciento.

 El 20 de noviembre estaría la sentencia que condenaba a varios años de prisión a 7 condenados,  porque  2 de ellos fueron declarados «no culpables» por el tribunal de ese momento.

 Otros todavía siguen siendo buscados por la justicia.

 La fiscalía, en representación de la sociedad, estaría satisfecha con el veredicto.

 Pocas veces en ocho años se volvería a hablar del famoso caso «Metanol», pero quienes escuchan esa palabra saben que es sinónimo de muerte por ingesta de licor.

La trama vendrá después…

Minientrada Posted on Actualizado enn

Una noche

El roció cubre los ojos y

se convierte en una noche más

en que se pierde una estrella.

Se verán nubladas las huellas de un corazón,

si el frió primero se cubre de la noche,

la trama vendrá después.

Y al fin;

 Aquel cielo triste y callado

no morirá en tu memoria,

Se quedara quieto y desnudo.

Presenciaran los caminos la danza del viento

y se irán las lágrimas hundidas,

desde los cristales infinitos,

el color más profundo.

                                                                                 Rina Montalvan B.

——-

Sólida

 Debo confesar que el no sentir nada me aterra,

deja un desierto triste y agudo,

tan lejos de los néctares que podría disfrutar.

Nada quiero sentir, han quedado calladas mis palabras,

los latidos están en pausa total.

Creo que todo se congelo dentro de mí y no sentir nada me aterra.

Soy invierno sin primavera,

espanto que asusta,

soy roca sólida que golpea,

Infierno sobre infierno.

Soy tristeza sin abrazo,

miradas sin pupilas…

Un témpano de hielo es lo que soy.

                                                                   Rina Montalván B.

Jincho Sutiabeño

Posted on Actualizado enn

William Acuña

-Gran parte de la vida he pasado escuchando de parte de los “leoneses” la frase “jincho o indio sutiabeño” términos discriminatorios que me incomodan tanto por ser bisnieto, nieto e hijo de mujeres Sutiaba.

Considero que seguir señalando a pobladores originarios del Pueblo de Sutiaba con esos términos y quedarse callado es indignante, ya que no solo ofende a la persona  como tal, sino, a la comunidad entera de personas que han habitado históricamente el territorio indígena sutiabeño.

Y es indignante, por que las personas que hacen uso de los términos “jincho o indio sutiabeño” son personas con un nivel académico superior a la media educativa del país y a pesar de ello parecen no haber pisado un salón de clases, siendo muchas veces más respetuoso la persona que lustra botas que ellos.

“Los jinchos o indios Sutiabeños” hemos sido educados para tratar con respeto a las personas que nos rodean y no callar en situaciones incomodas.

Estando en pleno siglo XXI, Nicaragua aún sigue viviendo aires discriminatorios hacia los pobladores originarios, ya sean Sutiabas, Mayangnas, Miskitos, Ramas o Garífunas.

Habitualmente, se aplica la denominación indígenas a los pueblos originarios, naciones nativas o aborígenes que preservan las culturas tradicionales.

Los actuales Sutiabas llamados “Maribios” fueron sometidos a un proceso de aculturación haciéndoles perder parcialmente características, que los identifica “entre los pueblos más evolucionados culturalmente”  y que se asentaron en la región noreste del pacífico.

El símbolo de colonización significó para el pueblo de Sutiaba dominio absoluto económico que lo hizo dependiente de este sistema, instalando una nueva estructura de explotación al aborigen, imponiendo un sistema de contradicción a los indígenas Sutiabeños para imponer su dominio apoyando el desarrollo, en una política absolutista española.

Los Sutiabas hemos mantenido hasta el día de hoy tradiciones como La danza del toro huaco, El baile de la gigantona, Las fajinas de los cementerios, las alfombras pasionaria, entre otras no menos importante, de las que “los leoneses” han sacado el mayor provecho vendiéndolas como atractivos turísticos.

Los Sutiabas somos dueños de nuestra propia cultura, costumbres, religiones, tradiciones y etnias, que nos caracteriza como tales.

La cultura es sutiabeña, no leonesa, por qué llamarnos Jinchos?

Sutiaba, Julio de 2013.

El boxeador que no pude ser

Posted on Actualizado enn

-Maynor Xavier Cruz-

Pocos han sabido que mi deporte favorito, como espectador, es el boxeo.  Y esto data desde  tiempos que salía de casa por las noches, para andar de vagabundo, siempre sabía dónde encontrar a papá, en una casa, esperando la pelea estelar, a lado de otros tantos que cultivan de gratis la crónica deportiva. Ése fue el inicio para saber algunas palabras pertenecientes al deporte pugilístico: gancho, ring,  nockout,  tarjetas, guantes, pera loca.

Para el 2004 llegaba un boxeador a mi casa, eran los tiempos que todavía teníamos una pulpería como medio de subsistencia local y mucha gente llegada a comprar algo para pasarlo con su desayuno, antes de entrar a la empresa donde trabajaban.

Era un matagalpino de buena complexión física de apellido Durán, y mi padre le decía “Mano de piedra”, por su homólogo panameño, que yo estaba lejos de saber que existía.

Con él pude aprender algunas sombras, pero no era suficiente y la cuerda nunca la pude dominar. Por eso, y por mi peso mosca, decidí alejarme un año, hasta cuando peleé con alguien de peso gallo que me derrotó después de  tantos golpes en el abdomen y un sangrado de las narices, “el golpe avisa, la sangre enseña”; su nombre: Lester Valdivia, con el que entrené por unos meses, hasta que un gancho al hígado me indicó que el suelo siempre está dispuesto a recibirme.  Ahí terminaba mi carrera de boxeador amateur sin haber tenido un seudónimo de guerra. Tenía que dejar embaulado el recuerdo y volver a la rutina de famélico estudiante de secundaria.

Ya en el 2009 volví a toparme con otro boxeador, a quien lo vi desde el primer momento que pelear con él era un suicidio que no me empujé a realizar. La velocidad de sus brazos y piernas no era para estar jugando; lo que sí pude comprobar, unos días que cambié golpes con él, fue que no pude tocarle ni la mandíbula ni el estómago, pero sí pudo cambiarme los golpes y darme en los puntos estratégicos para que yo cayera en menos de tres minutos, claro, siempre lo hizo con cautela, pues si no, no soportaría la ráfaga de golpes sin que yo atinara alguno.

Nunca pierdo las esperanzas de volver a este deporte, que requiere de mucha disciplina  y resistencia, donde lo más importante es dar una buena pelea. Quien quita y este año regreso sin que nadie lo sepa.